El Ciclo del Éxito del Negocio

Muchos dueños de negocios se encuentran en la trampa de tratar de hacer demasiado y no permitir que sus empleados les ayuden. Este es probablemente el mayor inhibidor de crecimiento del que he sido testigo en los últimos ocho años de coaching de negocios – que el dueño no se salga del camino y capacite a su equipo.

Muchos dueños sienten que es su responsabilidad el cuidar personalmente de todo, porque yo puedo hacerlo mejor que cualquier otra persona. Todo lo que este enfoque proporciona es la garantía de que va a ser el empleado más activo y menos remunerado (en una base por horas) en su negocio, el único que llega temprano y se queda hasta tarde. Si te gusta ser un esclavo de tu negocio y tus clientes, detente aquí. Si necesitas conseguir más de eso, sigue leyendo.

El problema es que la mayoría de los dueños de negocios creen que son responsables de cuidar a su equipo, a sus clientes y a su negocio solo ellos mismos, y no necesariamente en ese orden. La manera más efectiva de hacer crecer tu negocio de una manera rentable es adoptar el siguiente ciclo de Modelo de negocio: Dueño -> Equipo -> Cliente -> Negocio -> Dueño. En términos sencillos, esto se puede leer como que el dueño se encarga del equipo, permitiendo al equipo cuidar de los clientes, lo que lleva a los clientes a hacerse cargo de la empresa con las compras y referencias, lo que se traduce en que el negocio premia al propietario con ganancias y éxito. Veamos lo que sucede en cada uno de estos cuatro pasos.

Como dueño, tu responsabilidad principal es con tu equipo. Es necesario contratar a las mejores personas, proporcionarles las herramientas para realizar su trabajo, y entrenarlos en cómo utilizar correctamente las herramientas para dar servicio a tus clientes. Los tipos de herramientas que debes proporcionar incluyen: Visión y Misión, Cultura de la Compañía, Objetivos, descripciones de trabajo, procesos y procedimientos, canales de comunicación, y los servicios y productos que tus mercados meta quieren. Además de las herramientas, el equipo también necesita que seas su líder y animador, y reconozcas sus necesidades y éxitos.

Armados con las herramientas adecuadas, el equipo ahora puede hacerse cargo de tus clientes. Esto significa proporcionándoles alta calidad, un servicio de respuesta consistente y la entrega de sus productos y servicios con una sonrisa, todas las veces. Los equipos ganadores exhiben cualidades de liderazgo, comparten objetivos comunes, saben quién es responsable de qué, se apoyan e incluyen entre sí. Los equipos exitosos escuchan los problemas de los clientes e identifican soluciones antes de que se les pida.

Cuando los clientes son tratados bien, reciben un servicio cortés y rápido, y productos de alta calidad de una manera consistente, que resuelven sus problemas, vuelven una y otra vez, y les dicen a sus amigos. Cuando tu equipo resuelve los problemas de los clientes, tus clientes te recompensan con lealtad. Los clientes fieles después, pueden estar involucrados en ayudar a hacer crecer tu negocio con éxito dándote una retroalimentación sobre cómo los puedes ayudar aún más, y oportunidades para nuevos negocios que nunca podrías haber tenido de otra manera. Cuando tus clientes están bien cuidados, se ocuparán de ti y tu negocio para que puedas permanecer en el negocio de ayudarlos.

Ahora que has proporcionado a tu equipo con las herramientas y el liderazgo que necesitan, son capaces de invertir su tiempo en el cuidado de tus clientes. Los clientes felices vuelvan una y otra vez, y le dicen a sus amigos acerca de tus servicios. Repetición de negocios, clientes A felices, y un sinfín de referencias son la base de la rentabilidad. Cuando tu negocio está funcionando de esta manera, tienes las recompensas financieras para ti, tu familia, tu equipo, tu comunidad y tu negocio. Así eres capaz de volver a invertir en el equipo y herramientas para mejorar sus habilidades, para aumentar su capacidad y hacer crecer su capacidad para resolver las necesidades de tu base de clientes.

Cuando decidas que es hora de tener éxito en tu negocio, evalúa en qué parte del ciclo de los negocios estás. Ya se trate de liderazgo o de comunicaciones o sistemas y herramientas, siempre se inicia contigo. Es una decisión fácil de tomar, así que hazla y ponte en marcha.

Contenido compartido por Action Coach, a la red de franquicias inmobiliarias de Alfa Inmobiliaria.

2017-02-16T10:24:18+00:00

Acerca del Autor: